Pasacalles feminista en Poble Sec

Pasacalles feminista en Poble Sec

 

Esta mañana de huelga se ha realizado un pasacalles reivindicativo con motivo de la Huelga Feminista acompañado por SomSó Batucada, con inicio en la Plaza del Molino y fin en la Plaza del Sortidor de Barcelona.

Durante el acto se ha pasado por dos puntos clave del barrio. El pasacalle se ha detenido en la calle Fontrodona, donde el 10 de enero hubo un intento fallido de deshaucio gracias a la presión vecinal. Ahí se ha hecho la lectura de un manifiesto sobre la situación de la vivienda:

Este 8 de marzo de huelga feminista queremos poner el foco en el derecho a una vivienda digna para todas. Las políticas neoliberales que nos están expulsando de nuestros barrios y ciudades tienen una afectación especial en las mujeres. En un contexto de mercantilización de la vivienda y burbuja del alquiler, la feminización de la pobreza agudiza la vulneración del derecho a la vivienda. La brecha salarial, la mayor precariedad y las jornadas a tiempo parcial dificultan acceder a viviendas a precio de mercado, obligándonos  a destinar gran parte de nuestro sueldo –las que tenemos uno- a pagar un techo. A menudo, las viviendas a la que podemos acceder no están preparadas para las tareas reproductivas que asumimos mayoritariamente las mujeres como el cuidado de personas dependientes y de niños y niñas. Así se producen situaciones de infravivienda o amontonamiento frente el temor del sinhogarismo (condición especialmente adversa para las mujeres).

Somos muchas las feministas que nos hemos organizado para defender el derecho a la vivienda, que hacemos frente a propietarios abusivos e inmobiliarias que nos estafan. También ocupamos viviendas vacías de bancos y fondos buitre para acceder a una vivienda digna para nosotras y nuestra familia. Y defendemos nuestros hogares cuando los especuladores, mafiosos y matones nos intentan echar.

En este edificio el día 15 de enero un grupo de más de 10 matones encapuchados de la empresa Desokupa intentaron echar sin orden judicial, con actitud violenta y amenazadora a diversas personas que estaban viviendo en algunos pisos de este edificio. Desokupa es una empresa privada dedicada a llevar a cabo desahucios extrajudiciales de inmuebles mediante la fuerza, la violencia y la extorsión, habitualmente pagados por propietarios ricos que quieren evitar el proceso judicial requerido para poder ejecutar un desalojo ilegal y, en muchos casos, y como éste en particular, con la complicidad de los Mossos d’Esquadra.

Aquel día, muchas vecinas, tanto las organizadas en el Sindicato de barrio del Poble Sec como las que pasaban por la calle y se quedaron durante horas, conseguimos acosar y dificultar la actuación policial-mafiosa de forma enérgica y determinada. En dicha determinación y unidad vecinal frente especuladores y matones vemos la semilla de la revuelta que algún día hará pagar tanto dolor a quien lo ha provocado, que eliminará de este planeta a quien pone el capital por encima de la vida. Porque el acoso inmobiliario es una táctica patriarcal más para maximizar las ganancias de grandes empresas y fondos de inversión que especulan con el derecho a la vivienda.

¡Ni Desokupa, ni Mossos, ni especuladores podrán con los barrios y sus vecinas luchadoras!

¡NI GENTE SIN CASA, NI CASA SIN GENTE!

¡ESPECULADORES FUERA DEL BARRIO!

¡NINGUNA VECINA FUERA DEL BARRIO!

 

Antes de llegar al final del acto se ha hecho otra parada, en la calle Tapiolas, delante del edificio donde vivía María, una vecina del barrio de 71 años asesinada por su marido. Ahí se ha hecho la lectura de un manifiesto contra las violencias machistas y feminicidios:

Las violencias sexuales forman parte de la historia de nuestras vidas. Se producen en muchos lugares: en casa, en la calle, en Montjuïc, en espacios de ocio, en el trabajo; de noche y de día: por parte de desconocidos pero sobre todo por conocidos, familiares, gente cercana, vecinos, personas que trabajan en el mismo sitio que la mujer; individualmente o en grupo. La violencia no permite elegir, se enfrenta al deseo y a la libertad de las mujeres. Denunciamos la violencia sobre las niñas. La violencia sobre las mujeres migradas. Sobre las putas. Sobre las trans. Reivindicamos el derecho a una vida libre de violencias, pero también celebramos el encontrarnos porque somos supervivientes.

Los datos que salen a la luz alrededor del mundo y también en nuestra casa sobre agresiones sexuales y feminicidios dentro y fuera de la pareja, evidencian que es un fenómeno grave y muy extendido. Durante el 2018 hubo 5 feminicidios en nuestra ciudad. Uno de ellos en este mismo edificio donde María, una vecina de 71 años, fue asesinada por su marido.

Los feminicidios, sin embargo, son solo la punta del iceberg de un sistema de violencia contra las mujeres que se perpetúa en todas las esferas de la vida. Defendemos la autodefensa feminista como herramienta para luchas contra los abusos que sufrimos en este sistema patriarcal pero necesitamos una educación, unos medios de comunicación y unas redes sociales feministas que eviten perpetuar un discurso y una visión del mundo que legitima las violencias machistas.

Desde la autoorganización, el empoderamiento y la autodefensa feminista, decimos basta a las violencias machistas y nos damos apoyo para gozar de vidas y relaciones libres.

¡SI NOS TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS!

¡ANTE LA DUDA, TÚ LA VIUDA!

 

Para finalizar el acto, una vez en la Plaza del Sortidor se ha hecho la lectura del manifiesto de la Huelga Feminista del 8M y una performance:

Las mujeres de todo el mundo hemos sido convocadas a una HUELGA FEMINISTA.

Venimos de lejos, tenemos una larga historia que nos precede y una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas: como las que sostuvieron la Segunda República; las que lucharon en la Guerra Civil; las que se enfrentaron al colonialismo y las que han formado parte de las luchas antiimperialistas alrededor del mundo.

Somos diversas; nuestras identidades son múltiples: vivimos en los pueblos y en las ciudades: trabajamos en el ámbito laboral y en el de los cuidados; somos: payas, gitanas, mujeres con diversidad funcional, con diversidad sensorial e intelectual, migradas y racializadas.

Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter, queer, hetero y asexuales.

Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas, somos las que se quedaron en las fronteras y somos las que murieron en el mar Mediterráneo y en todos los mares.

Las feministas hacemos frente al orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista y depredador de la vida en nuestro planeta. Proponemos otra forma de ver, de entender y de estar en el mundo, de relacionarnos.

Hacemos huelga para ejercer nuestra arma de presión como es dejar de producir, de consumir y de cuidar. Estamos hartas de sobrevivir en lugar de vivir, de cargar en nuestra espalda los privilegios de los otros, de soportar violencias machistas de todo tipo y que la vida continue, gracias a nosotras. Por eso, parémoslo todo, tomemos las calles y colguemos los delantales.

Redacción: Agència 8M

Fotografia: Julia Molins (@jly_photos)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Doce − 11 =