“El padrón es un derecho”

El Sindicato de Trabajadoras y Cuidadoras del Hogar, más conocido como Sindihogar, con el apoyo de otras entidades, ha liderado esta mañana una convocatoria frente a la Plaza del Ayuntamiento de l’Hospitalet de Llobregat para conseguir el reconocimiento oficial del padrón sin domicilio.

Más de 30 personas se reunían esta mañana frente a la Plaza del Ayuntamiento de l’Hospitalet de Llobregat para hacer público el incumplimiento de la Ley del Padrón por parte del gobierno municipal de Nuria Marín, actual alcaldesa de este municipio. Elizabeth Romero, presidenta de Sindihogar y principal organizadora del acto, aseguraba que “el reconocimiento de ciudadanía debería ser inherente a la condición humana, sin condicionarlo a la obtención de papeles o a una supuesta ilegalidad”.

La entidad Sindihogar ha estado respaldada por otras asociaciones como Cornellá Sin Fronteras, Marea Hospitalet y Partido Pirata. También la CUP como representación política. Bajo el lema ‘menos promesas y más hechos, el padrón es un derecho’, todos han hecho frente a una política que califican de discriminatoria.

El Ayuntamiento de Hospitalet lleva años negando el padrón a gran parte de sus habitantes: personas con escasos recursos económicos que no pueden alquilar un piso, personas que comparten habitaciones alquiladas y familias que carecen de domicilio habitual. “Lo irónico de todo esto es que Hospitalet es un barrio obrero que recoge una gran cantidad de inmigrantes, quienes, por desgracia, son los que se ven afectados”, informaba Romero.

La privación de derechos 

Al negar el derecho al empadronamiento de la comunidad migrada se impide que estas personas dispongan de derechos universales inherentes al ser humano, como el derecho al voto, la tarjeta sanitaria, el acceso a la sanidad pública o a la seguridad social. Asimismo, desde Sindihogar han querido denunciar que la renovación de la tarjeta de residencia esté vinculada a tener un contrato. “Este conjunto de limitaciones a las que nos vemos obligadas a hacer frente son racismo institucional”, criticaba una miembro de Tierra Catracha, la principal comunidad de hondureños en España.

Fotógrafa: Rosa Mota / Agencia 8M

A lo largo de la convocatoria, se han tratado importantes temas como la precarización de los trabajos de cuidados y el despido arbitrario. No hay que olvidar que la gran parte de trabajos indignos son ejecutados por personas migrantes. 

En términos de legalidad

En marzo de 2015 se decretó que “figurasen como domicilios válidos en Padrón todos los municipios del Estado, las infraviviendas y los lugares con ausencia total de techo”. Es por ello que, tal y como sucede en el Ayuntamiento de Barcelona, hoy se ha exigido a Nuria Marín que se acepte como domicilio cualquier dirección donde efectivamente viva la persona. En el caso de las personas sin techo, el Estado establece el término ‘domicilios ficticios’.

El Ayuntamiento de Hospitalet justifica su actuación en términos de legalidad, alegando que ellos solo pueden permitir el empadronamiento a personas que dispongan de una vivienda digna.

 

Redacció: Mary Milena Villena (@marymvillena)

Fotografía: Rosa Mota (@rosamotaphotography) / Agència 8M

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*


dos × uno =